Familia: ¿Berriches contra los límites?

¿Qué es un berrinche y cuáles son sus causas más comunes? ¿Qué acciones se deben evitar durante estas situaciones? ¿Cuáles son las recomendaciones para los padres de familia?


La desesperación de los padres frente a los berrinches de los hijos, cada vez que imponen disciplina o frenan sus caprichos con nuevos límites, ha sido tema de estudio por su naturaleza conductual. Si bien, es normal que los niños a temprana edad, hagan berrinches para canalizar sus frustraciones y enojos, depende de los padres el favorecer estas conductas desafiantes o promover su independencia y autocontrol de emociones.


Los niños pequeños no saben regular o expresar correctamente lo que sienten. Actuar de manera impulsiva sin pensar en las consecuencias, es parte de su aprendizaje personal. Las causas más frecuentes de sus berrinches son causados por el cansancio, hambre, sueño, incomodidad, falta de atención o un fuerte deseo de algo que creen importante en ese momento.


El primer paso para los padres, es diferenciar entre un berrinche y un aviso real urgente en base a una necesidad del niño. Para evitar confusiones, es necesario definir el “berrinche” como un llanto fuerte y prolongado del niño, que expresa gran enfado o enojo y se utiliza como estrategia para conseguir algo que se le niega.



¿Cuáles son las recomendaciones para los padres de familia?


- Mantener una rutina diaria con hábitos saludables de sueño y alimentación.

- Permitir la actividad física, juegos de destreza y entrenamiento de ejercicios.

- Establecer límites razonables, sin esperar respuesta a la perfección.

- Evitar el exceso de tiempo en lugares incómodos.

- Proponer actividades de distracción, considerando su edad.

- Reconocer sus gustos y desarrollar un buen manejo de autocontrol.

- Evitar discutir o pelear frente al niño, ser un buen ejemplo de actitud.

- Estimular sus habilidades y talentos, para crear una autoestima sana.



¿Qué acciones se deben evitar durante la explosión de los berrinches?


- NO hacer también un berrinche. Evitar perder la calma sobre cualquier circunstancia.

- NO gritar, no competir en volumen, tono o intensidad.

- NO tratar de razonar con él ya que por el momento no escucha.

- NO usar golpes, esto puede empeorar el berrinche.

- NO provocar burlas u ofensas, se puede poner frenético.


Cuando ya se está frente a la situación, lo mejor es minimizar la atención hacia el berrinche, sin ignorar por completo al niño en cuestiones de seguridad. Se puede dejar que termine de expresar su inconformidad mientras no moleste a otros o por el contrario, intentar dirigir su atención hacia otras distracciones, restando importancia al tema. La experiencia demuestra que el 100% de los niños en algún momento de su vida harán un berrinche y el 100% de los padres manifiesta que al menos una vez perdieron la calma.


Existen algunos otros puntos a revisar para tomar una mejor decisión. Si la situación es embarazosa o muy molesta para otras personas, salir del lugar con el niño en brazos para esperar a que acabe el berrinche. Si se le va el aire, tener en cuenta que hasta por un minuto aproximadamente, se puede permanecer sin respirar y no sufrir ningún daño, por lo que es conveniente esperar a que se le pase. De lo contrario, habrá encontrado una forma de chantaje al asustar a los demás. Si se pone azulado o realmente mal, ayudarlo a reaccionar rociando unas pequeñas gotas de agua en la cara.


Una vez que la situación se calme, sostener con él una breve plática de forma tranquila pero firme, en la que quede claro que los berrinches no son el camino para lograr lo que desea. Si esto se desata como consecuencia de no cumplir alguno de sus caprichos, no cometer el error de concederlo con tal de evitar la incomodidad.


Una buena opción para los padres de familia que enfrentan este tipo de conductas de modo frecuente, es buscar ayuda terapéutica profesional. Una guía psicológica para el manejo del estrés y la disciplina resulta muy efectiva en todos los casos. Para mayor información, enviar consultas vía inbox.