Pareja: ¿Celos románticos?

¿Qué son los celos? ¿Se pueden considerar una demostración de amor? ¿Cuándo se convierten en enfermizos? ¿Cómo reconocer la celotipia y sus características?


Los celos son parte de la naturaleza humana, pero no por ello se considera idóneo alimentar el miedo que los infunde. Esta reacción emocional provoca el temor a perder lo que se considera propio frente a una amenaza, real o imaginaria.


Existen diferentes tipos, como los celos en la pareja, en las dinámicas familiares, celos infantiles entre los hijos, entre amistades o profesionales en el trabajo, los cuales pueden variar en intensidad, duración y frecuencia, para desarrollarse como celos ocasionales o patológicos. Estos últimos, conocidos como celos enfermizos, se caracterizan por su recurrente manifestación en conductas irracionales, ideas obsesivas bajo los efectos del miedo y reclamos absurdos constantes por temas generales, que desgastan totalmente una relación.


En casos de celotipia, se dificulta la oportunidad de crear un espacio de confianza a causa de la visión distorsionada de la realidad. Sufrir este trastorno provoca la creencia irracional y la mayoría de las veces errónea, de que la pareja siempre es infiel a sus espaldas. Esto puede incluso alentar diferentes conductas agresivas, abusivas o delirantes.



En el tema de pareja, cada dinámica es diferente. Los motivos que mantienen una relación a flote son variados y por lo tanto, las causas también. Los celos se pueden originar por el miedo a la pérdida de una relación, así como por la inseguridad de perder algunas características propias de la persona. Desde perder el amor, la atracción, la compañía, la atención del otro, protección, el status o reconocimiento, hasta el temor de quebrantar la autoestima, la dignidad, lastimar el ego o abatir el orgullo ante una traición inesperada.



Socialmente, los celos se definen como una expresión de inseguridad, que generalmente se atribuye a personas con baja autoestima o personalidad inestable. Cabe mencionar que muchas veces estos celos, son una respuesta emocional a los abusos reales y recurrentes que sufre una persona por su pareja o a la hipervigilancia que provoca sufrir algunas traiciones en el pasado. Otras personas son celosas por la inseguridad que les causa su propio comportamiento o por el miedo intenso a terminar una relación, con profunda soledad.


Si bien, algunas personas consideran los celos como una protección, esta señal de alarma es muchas veces mal interpretada, terminando por ser causa de frustración, abandono y mayores pérdidas en una relación. Romantizar los celos intensos y constantes como una expresión de amor, es el primer paso hacia la ruptura.



¿Cómo se pueden combatir los celos en una relación?


- Fomentar la confianza en la pareja

- Evitar las comparaciones con los demás

- Acordar en equipo los límites de la relación

- Respetar los acuerdos que logran como pareja

- Trabajar juntos en el bienestar de la relación

- Mantener una autoestima saludable

- No reaccionar ante propias suposiciones

- Evitar sembrar dudas, recelos o "picones"

- Desarrollar una comunicación abierta y asertiva

- Analizar las causas específicas de los celos

- Enlistar las características positivas de la relación

- Disfrutar los buenos momentos en pareja

- No permitir malos tratos por dependencia

- Superar el miedo irracional al abandono o la soledad



Una relación de pareja involucra sentimientos, compromiso, lealtad y apoyo. Si no aporta lo mínimo esperado, además de afectar el bienestar individual y de la relación, es importante considerar algunos cambios necesarios. Terminar una relación dañina a tiempo, reduce el impacto de sus consecuencias a largo plazo.


Se recomienda el apoyo terapéutico para analizar de forma objetiva cada situación y su posible tratamiento. Para mayor información, enviar consulta vía inbox.