Educación: Estilos de Aprendizaje

“Mi hijo no aprende bien en clase, su maestro no le presta la atención necesaria y por lo tanto, la escuela no llena mis expectativas como esperaba..." ¿Te suena familiar?


Este artículo es para los padres de familia y maestros, interesados en ayudar a sus hijos o alumnos a maximizar sus capacidades y mejorar sus notas escolares. Conocer un poco sobre los tipos de aprendizaje y la forma de efectuarlos correctamente, puede ser de gran ayuda.



Para poder trabajar con los niños de forma eficiente y lograr promover su desarrollo en casa por medio de tareas, actividades o solución de problemas escolares, es importante entender su propio estilo de aprendizaje.


Existen diferentes necesidades educativas en torno al aprendizaje, reconocer las habilidades personales de cada niño logrará mejorar notablemente su desempeño.


¿Cuáles son los estilos básicos de aprendizaje?


1 – Aprendizaje Visual: Favorece a las personas que aprenden mejor observando. Tienden a construir imágenes en su mente de cómo se verá algo. Usualmente, las personas visuales son ordenadas y limpias. Estos niños aprenden mejor con diagramas, imágenes, lectura de libros e incluso de sólo leer lo que el maestro escribe en el pizarrón. Los niños que son estudiantes visuales son muy observadores, tienden a notar más el lenguaje corporal y las expresiones faciales de los demás.



2 – Aprendizaje Kinestésico: Se utiliza con aquellas personas que aprenden mejor haciendo las cosas. Estos estudiantes están en sintonía con sus sentimientos y el movimiento les ayuda a aprender. Les gusta averiguar cómo funcionan las cosas, desarmar y armarlas de nuevo. A menudo son un poco nerviosos, así que en ocasiones se les describe como posibles niños hiperactivos. Puede que disfruten trabajar con cuestiones artísticas y creativas. Aprenden mejor de hacer resúmenes, esquemas, tomar notas, seguir instrucciones para hacer algo, escribir ideas importantes o arreglando cosas a detalle.



3 – Aprendizaje Auditivo: Habitualmente necesario para personas que aprenden escuchando. Estos niños aprenden mejor si se les enseñan las cosas en forma de poemas o canciones. Retienen la información que escuchan durante una clase y a menudo tienen excelentes habilidades orales. Reconocen rápidamente los tonos de voz y lograr ritmos secuenciales les favorece en términos de memoria. Los niños que tienen este estilo de aprendizaje pueden ser buenos para la música y para aprender lenguas extranjeras.



¿Cómo reconocer el estilo de aprendizaje adecuado para cada niño?


Una vez que se conocen lo estilos de aprendizaje, es importante identificar a cuál pertenecen en 4 sencillos pasos:


- Averigua sus actividades de tiempo libre: Si le gusta ver películas y televisión, puede que el niño sea un estudiante visual. Si le gusta escuchar música o cantar, puede que sea un alumno auditivo. Si le gusta bailar, hacer deporte o actuar, entonces puede que sea un estudiante táctil (kinestésico).


- Descubre sus frustraciones: Los niños se quejan para lograr expresar sus emociones negativas. Si se quejan de que los demás no los escuchan a menudo (auditivo), si reclaman que los demás evitan mirarlos en algunos momentos (visual) o si frecuentemente afirma que los otros niños son insensibles (táctil).


- Usa un cuestionario en forma de juego: Hagan preguntas sobre cómo se concentran, de qué forma se comunican con los demás y cuándo se relajan, cuáles son sus gustos y disgustos, entre otras opciones. Esto con el fin de evaluar específicamente sus preferencias auditivas, visuales o táctiles.


- Reconoce su posible predominancia hemisférica: Otra opción adicional para mejorar la capacidad de aprendizaje, es identificar algunos patrones de personalidad. Esto ayudará a reconocer su posible predominancia hemisférica y necesidades específicas. El hemisferio izquierdo del cerebro tiende a ser más lineal, lógico, verbal, abstracto, numérico, analítico y con base en la realidad. Estas características, propician una buena habilidad para procesar y codificar la información auditiva, a través de la memoria repetitiva o secuencial. Mientras que el aprendizaje del hemisferio derecho tiende a ser más global, al azar, intuitivo, visual, artístico, emocional, no verbal y basado en la fantasía, por lo cual memoriza con mayor facilidad a través de imágenes, colores, estímulos imaginarios o emocionales.


En caso de presentar alguna dificultad con los pasos anteriores, considerar otros factores adicionales. Por ejemplo, si a un niño le gusta hacer las tareas de forma secuencial, si le gusta relacionar información por medio de ideas, si le gusta inventar nuevos objetos o escenarios, si le gusta leer o si le gusta imitar todo lo que aprende. Si bien estos factores no indican su preferencia específica, si pueden proporcionar información adicional acerca de su forma de aprender.



Se recomienda a los maestros utilizar diferentes estilos para impartir sus clases, como una forma de abordar a todos los estudiantes. Una clase completa es la que presenta material visual, junto a la explicación verbal del maestro, mientras los alumnos toman notas sobre el tema. Si los padres de familia desean ayudar en casa, estas recomendaciones pueden apoyar sus objetivos. Para mayor información, enviar consulta vía inbox.