Neurociencia: ¿Placer y dopamina?

¿Qué es la dopamina? ¿Cuáles son sus principales funciones? ¿Qué hábitos positivos pueden incrementar su nivel y beneficios, de forma natural?


La dopamina es un neurotransmisor involucrado en diferentes procesos del sistema nervioso, se desenvuelve principalmente en las funciones motoras, cognitivas, la regulación del placer, la motivación y el sentido de recompensa.


Cuando se libera esta sustancia química en el cerebro se experimenta la sensación de placer y relajación. Mientras que un descenso en sus niveles se asocia a emociones negativas, anhedonia, desmotivación, déficit de atención, hiperactividad, ansiedad, trastornos depresivos y la enfermedad de Parkinson. Su producción elevada se ha relacionado a la psicosis y la esquizofrenia.


La secreción de esta hormona se produce durante situaciones estimulantes y agradables. Por lo cual, los principales estímulos placenteros que provocan sus efectos son la atracción física, el sexo, los juegos de recompensa, los deportes, el arte, la relación positiva con la comida, diversas actividades recreativas e incluso, el uso de algunas sustancias específicas.



¿Cuáles hábitos positivos pueden generar mayores niveles de dopamina?


1- Escuchar música, leer un buen libro o hacer ejercicio. Los niveles se incrementan en el momento “cumbre” de una canción, lectura o movimiento bien ejecutado.

2- Marcar nuevas metas y luchar por conseguirlas. Todo esfuerzo tendrá una recompensa.

3- Mantener el nivel de estrés bajo control. Buscar un enfoque diferente o las posibles soluciones para las situaciones estresantes. Así como aprender técnicas de autocontrol.

4- Establecer rutinas y horarios. Organizar y cumplir con objetivos diarios, permite desarrollar habilidades y disfrutar nuevos logros.

5- Dormir bien y hacer meditación regularmente. Activar la relajación física y mental, para mantener estable el sistema inmunológico.

6- Practicar la gratitud. Las personas agradecidas disfrutan mayores niveles de felicidad.

7- Cooperar en las relaciones sociales. La reciprocidad y recompensas sociales activan áreas receptoras de dopamina en el cerebro. Crear fuertes lazos interpersonales o iniciar una etapa de enamoramiento, también aumenta sus efectos y beneficios.

8- Disfrutar los pequeños placeres. Permitir nuevas sensaciones que generen emociones positivas y agradables.

9- Cultivar la curiosidad y la capacidad de sorpresa. Explorar y aprender mantiene la motivación intrínseca despierta.

10- Consumir alimentos ricos en antioxidantes. Estos neutralizan los radicales libres que producen daño en nuestras células.

11- Evitar en lo posible la cafeína y los azúcares procesados. A largo plazo, alteran los circuitos de dopamina, interrumpen la captación normal de esta hormona y refuerzan el consumo inconveniente de sustancias adictivas.



Existen algunos alimentos que ayudan a mantener sus niveles estables de forma natural. El consumo regular de "proteínas y carbohidratos inteligentes" como la avena, plátano, la piña, la sandía, los arándanos, el aguacate, el pimiento rojo, el salmón, el huevo y el chocolate oscuro, aportan parte de los nutrientes necesarios.



Actualmente, tanto los avances médicos como las investigaciones en proceso, permiten descubrir diversas opciones de tratamiento para los diferentes trastornos que se desarrollan a partir de los niveles de producción de esta hormona. El uso de fármacos debe ser controlado por un médico responsable, en conjunto al tratamiento terapéutico con un profesional de la salud. Para mayor información, enviar consultas vía inbox.