Autoestima: La importancia del amor propio

¿Qué es la autoestima? ¿Cuáles son sus componentes? ¿Existen pilares fundamentales para desarrollarla? ¿Por qué es importante mantener un nivel saludable?


La autoestima se define como el conjunto de sentimientos, pensamientos y conductas dirigidos hacia uno mismo. Es el respeto y valoración, ya sea positiva o negativa, que una persona cultiva hacia su propia manera de ser y rasgos físicos corporales.


Esta valoración no es permanente, puede modificarse durante toda la vida como resultado de la interacción con el mundo y se considera el pilar fundamental de la salud mental. Se consolida a partir de las experiencias personales, en combinación con el nivel afecto, la aceptación y la consciencia personal.


¿De qué se compone la autoestima?


- Auto-concepto: Es la forma en que una persona se ve a sí misma. Su personalidad, carácter y rasgos cognitivos con los que se evalúa de manera consciente.

- Auto-imagen: Es la imagen que se tiene sobre uno mismo. Rasgos físicos característicos e imagen corporal en general, que provocan la propia aceptación de cualidades o rechazo de puntos considerados personalmente como defectos. Se desarrolla principalmente por una combinación de factores, entre la influencia familiar y social, con una fuerte expectativa del "ideal de moda" creado por los medios de comunicación.

- Auto-percepción: Es la interpretación subjetiva, que supone lo que piensan los demás de uno mismo, así como la aceptación externa que se cree recibir y la calidad de relaciones que se establecen con el entorno social.


Estos conceptos pueden ser distorsionados respecto a la realidad, así que al crear una interpretación negativa de sí mismo o evidenciar cierto rechazo social, puede afectar fuertemente el nivel de autoestima desde edades tempranas.



¿Cómo reconocer los niveles de autoestima?


- Autoestima Saludable: Un nivel sano de amor propio permite a las personas sentirse bien consigo mismas, valorar sus capacidades y logros, conocer sus fortalezas para desarrollarlas así como aceptar sus debilidades sin incomodidad, a favor de mejorar en medida de lo posible. Esto permite desarrollar la asertividad al expresar emociones y opiniones personales, tanto como identificar necesidades y pedir apoyo cuando sea necesario. Suelen ser personas con una tendencia emocional positiva, que promueven el respeto a sí mismos y a los demás, así como participar en actividades sociales, al mostrar interés por otros evitando juicios personales, disfrutar de nuevos aprendizajes, encarar diferentes retos, luchar por alcanzar metas, reconocer los propios errores y ser responsables de sus actos.


- Autoestima Inestable: Se caracteriza por una fluctuación constante entre un nivel alto y bajo, en función de la opinión externa o las situaciones momentáneas. La persona puede estar bien hasta que alguien le expresa lo contrario o hasta que se enfrenta a un reto que no logró como esperaba. A la inversa, también puede sentirse mal por alguna razón que se olvida instantáneamente al escuchar un halago. Si alguien los alaba sube inmediatamente su ego, pero al recibir una critica su autoestima baja hasta el suelo. Se dejan influenciar por los comentarios de los demás, tanto positivos como negativos, generando así una inestabilidad emocional muy marcada, con fluctuaciones diarias en su nivel de autoaceptación. Rara vez defienden su punto de vista, pero cuando lo hacen se desencadena la culpa y la incertidumbre. La sensibilidad a la que se enfrentan provoca una fuerte confusión y cambio de convicciones, a causa de la presión social. De forma general, no son conscientes de sí mismos y sus expectativas perjudiciales.


- Autoestima Deficiente: Se le conoce comúnmente como autoestima baja. Las personas que mantienen este nivel, emocionalmente dañino, se vuelven dependientes y negativas. Sus emociones o características personales suelen ser minimizadas y juzgadas por sí mismos. Evitan enfrentar sus propias metas por miedo al fracaso o al rechazo social, ya que se sienten incapaces de lograr metas, desarrollar buenas habilidades o cumplir sus propios sueños. Este tipo de autoestima nace en la carencia de amor propio, por lo cual tampoco se creen merecedores del amor de los demás. Tienden a compararse desfavorablemente y sentirse tristes o enojados al respecto. La inseguridad se apodera de sus emociones y el control de su vida, está definitivamente en manos externas.



¿Por qué es importante cultivar una autoestima saludable?


La autoestima es la evaluación interna de uno mismo, lo cual significa que es la base para el desarrollo integral de una persona. Una buena autoestima refuerza la estabilidad mental, previene algunos trastornos afectivos y fortalece la seguridad personal.


Cuando una persona se quiere y respeta a sí misma, busca su bienestar sin dañar a otros. Tiene una buena actitud ante la vida y desarrolla aptitudes positivas de auto-cuidado. Esto conlleva a evitar relaciones abusivas, conductas autodestructivas o pensamientos derrotistas.


¿Cuáles son los pilares fundamentales para su desarrollo saludable?


- Seguridad (Creer en sí mismo, ser una persona digna y capaz)

- Respeto (Aceptación incondicional y valoración de los derechos individuales)

- Identidad (Reconocer la propia esencia y características personales)

- Pertenencia (Formar parte de un grupo, crear lazos e intereses en común)

- Propósito (Tener metas y luchar por cumplir los objetivos)

- Competencia (Ser productivo, socialmente activo y responsable)



Mejorar el autoestima de una persona siempre es posible, por tanto, mejorar la calidad de vida y de las relaciones interpersonales también. Es comprensible que las experiencias de vida, las dinámicas familiares y sociales, así como algunas creencias personales a raíz de ello, interfieran con el desarrollo de una autoestima saludable, pero sanar las heridas emocionales del pasado y crear un favorable futuro está en manos de la persona que quiera lograrlo.


En caso de ser necesario, se recomienda buscar apoyo profesional. La terapia psicológica es una excelente opción para crear herramientas adaptativas y mejorar la calidad de autopercepción. Para mayor información, enviar consulta vía inbox.