Relajación: Ejercicios de Respiración

¿Es posible lograr la relajación muscular a través de la respiración? ¿Existen técnicas de respiración profunda? ¿Cuáles son las recomendaciones más importantes?


Las técnicas de respiración profunda pueden ser útiles para relajar el cuerpo, la mente y aliviar algunos malestares psicológicos, como calmar las crisis emocionales intensas o reducir los síntomas del estrés y la ansiedad.


En medida de lo posible, se recomienda preparar un ambiente tranquilo, con buena iluminación y ventilación, lejos de ruidos distractores, esto puede ayudar incluso a combatir el insomnio y la tensión muscular.


Practicar los siguientes ejercicios regularmente, dará mayor seguridad en los momentos de crisis emocionales de emergencia y ayudará a obtener mejores resultados. Se pueden realizar durante el tiempo necesario, con la cantidad de repeticiones que se requieran, ya que pueden variar las condiciones personales.


Respiración Equitativa.

Inhalar el aire profundamente, durante 6 segundos.

Exhalar el aire lentamente, durante 6 segundos.



Respiración Alternada.

Con el dedo pulgar, cerrar la fosa nasal derecha e inhalar a través de la fosa contraria.

Al pico de la inhalación, tapar la fosa nasal izquierda y exhalar lentamente por la derecha. Continuar con el patrón, por varias repeticiones.

Realizar la respiraciones profundas y con calma.



Respiración Progresiva.

Mantener la respiración lenta y profunda, con los ojos cerrados.

Se busca relajar las tensiones de cada grupo muscular, separado por zonas.

Tensionar durante 3 segundos y relajar durante 4 segundos, cada parte del cuerpo.

Comenzar por los pies, muslos, glúteos, espalda, hombros.

Seguir con los brazos, manos, cuello, mandíbula, naríz y ojos.

Se pueden hacer 2 repeticiones completas para una relajación mayor.


Respiración Abdominal.

Inhalar profundamente el aire por la nariz, inflando el abdomen durante 3 segundos.

Exhalar el aire lentamente por la boca, durante 5 segundos.



Respiración Torácica.

Inhalar profundamente, hasta llenar de aire los pulmones durante 4 segundos.

Exhalar lentamente por la boca, durante 6 segundos.


Respiración de Intervalos.

Combinar la respiración abdominal, con la torácica.

Una vez cada una, durante varios segundos, por varias repeticiones.


Ningún ejercicio de respiración debe provocar dolor, malestar o mareos, en caso de ser así, se puede disminuir la cantidad de tiempo en cada respiración, mejorar la postura corporal o buscar un lugar con mejores condiciones de luz y ventilación. Para mayor información, enviar consulta vía inbox.