Depresión: Causas y Síntomas Comunes

¿Qué es la depresión? ¿Cuáles son sus síntomas y posibles causas? ¿Existen diferentes factores de riesgo? ¿Qué recomendaciones pueden ayudar a su prevención?


Se conoce como depresión clínica al trastorno del estado anímico, en el cual los sentimientos de tristeza, apatía, ira, frustración, sensación de vacío o pérdida de placer, se presentan de forma involuntaria e interfieren con la vida diaria durante un período de tres semanas o más.


Este grave trastorno representa la principal causa mundial de discapacidad, ya que puede aparecer en personas de todas las edades, en ambos sexos. Es mayormente común en mujeres, por algunas fluctuaciones hormonales específicas y diferencias genéticas.


Es parte normal de la vida experimentar desánimo, enojo o desinterés de vez en cuando, durante períodos cortos menores a 15 días. En caso de prolongar el tiempo o desarrollar síntomas intensos, se considera como señal de alerta para buscar ayuda profesional. La depresión requiere un tratamiento terapéutico y algunas veces, farmacológico, que no debe ser minimizado a una emoción pasajera o ideas erróneas sobre debilidad personal.


¿Cuáles son los posibles síntomas de una depresión?


- Estado de ánimo fluctuante, irritabilidad, apatía constante o llanto excesivo.

- Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño (Insomnio / Hipersomnia).

- Cambios fuertes en el apetito, a menudo se presenta con aumento o pérdida de peso.

- Problemas digestivos frecuentes, como diarrea o estreñimiento.

- Cansancio, falta de energía y dificultad para realizar actividades rutinarias.

- Sentimientos de inutilidad, abandono, desesperanza, culpabilidad o rechazo hacia sí mismo.

- Pérdida de rutinas, hábitos de higiene personal o autocuidado.

- Dificultad para concentrarse o memorizar información.

- Bajo rendimiento educativo o laboral, baja autoestima.

- Inactividad recreativa o aislamiento social.

- Problemas constantes en las relaciones interpersonales.

- Ausencia de interés en actividades placenteras.

- Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.

- Conductas de riesgo, sin precauciones necesarias.

- Pérdida de placer, incluso en la actividad sexual.


¿Cuáles son las principales causas de una depresión?


- Causas Endógenas (Factores Internos): Hormonas, química neuronal, componentes hereditarios o enfermedades.

- Causas Exógenas (Factores Externos): Problemas o preocupaciones actuales, creencias irracionales, pérdidas o acontecimientos negativos.


¿Qué factores influyen para su desarrollo?


- Medicamentos: Algunos tratamientos con fármacos, ya sea controlados o incluso, sin receta médica, pueden derivar en su aparición.

- Adicciones: Abuso de alcohol, drogas o sustancias nocivas, desarrollan mayor probabilidad para la aparición de una depresión mayor.

- Estímulos ambientales: Cambios, duelos emocionales por pérdidas o dificultades en la vida, tales como una separación afectiva, divorcio, jubilación, la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, un cambio de residencia o país, un nuevo estilo de vida, las crecientes presiones en el trabajo o el incremento de la preocupación económica.

- Experiencias personales: Sentimiento de pérdida del control sobre la propia vida, experiencias negativas traumantes, baja autoestima, altas exigencias propias, hábito de auto-lástima (pasar tiempo lamentándose por algo), historial de abusos o negligencias, violencia, rechazo social, abandono o rupturas inesperadas, carencias afectivas, problemas familiares o educativos.

- Antecedentes familiares: Cuando se desarrolla en algún familiar, existe mayor posibilidad. Aunque también puede ocurrir sin la presencia o cercanía de parientes con depresión.

- Estado de salud: Presencia de malestares, diagnósticos graves o enfermedades tales como Alzheimer, cáncer, diabetes, afecciones al corazón, desórdenes hormonales, problemas con la tiroides, mal de Parkinson o trombosis. Así como también la presencia de trastornos mentales, como la ansiedad o diferentes trastornos de la alimentación.



¿Cuáles son considerados los tipos de depresión más comunes?


- Depresión clínica: Sucede cuando los sentimientos de tristeza y los síntomas recurrentes, interfieren con la vida diaria por más de 20 días o períodos más largos de tiempo (Depresión Crónica). Sus causas pueden combinar factores biológicos o psicológicos.

- Depresión por contingencia: En épocas de crisis comunitarias, se puede desarrollar una depresión temporal. Cuando las medidas preventivas incluyen el aislamiento físico, lejanía de seres queridos, soledad, pérdidas significativas, distorsión de la rutina, exceso o carencia de responsabilidades, miedo hacia los cuidados de salud, entre otros.

- Trastorno depresivo persistente (Distimia): Se trata de un estado de ánimo con duración de dos años, en presencia de repetidos episodios de depresión. Sus síntomas pueden clasificarse como leves, moderados o graves. Puede tener momentos de depresión mayor, en combinación con lapsos de tiempo en que los síntomas son menos intensos.

- Trastorno afectivo estacional (TAE): Ocurre con mayor frecuencia durante las estaciones de otoño e invierno. Desaparece durante la primavera y el verano, muy probablemente debido a la falta de luz solar y otros factores determinantes.

- Depresión mayor con características psicóticas: Sucede cuando una persona padece de depresión con una falta de contacto con la realidad (psicosis).

- Trastorno Bipolar: Presenta depresión que se alterna con episodios de manía. Estos cambios extremos comprenden altibajos emocionales drásticos, con intervalos que pueden durar desde unos días hasta varios meses. La depresión es uno de los síntomas de este trastorno, pero se clasifica como otro tipo de enfermedad mental. Su tratamiento farmacológico es de por vida, a causa de la alteración química cerebral.


- Depresión posparto: Trastorno emocional común en algunas mujeres después del parto. A causa de los desajustes hormonales, la desadaptación a los cambios, las nuevas responsabilidades, la falta de experiencia, la angustia y el miedo intenso que esto puede provocar, puede desarrollar una grave dificultad para vincularse emocionalmente con el bebé. Se considera de vital importancia su diagnóstico a tiempo y el tratamiento farmacológico de los síntomas.

- Trastorno disfórico premenstrual (TDPM): Aparición de síntomas depresivos a causa natural del ciclo hormonal femenino, que ocurre una semana antes de la menstruación y desaparece después del período. Se puede acompañar de otros síntomas premenstruales, como son los cambios de humor, la presencia de cólicos, la sensibilidad corporal, retención de líquidos, inflamación de diferentes áreas del cuerpo, dolor de cabeza o algunos otros malestares.


Ya sea para prevenir que suceda o para mejorar la condición actual, en los casos de diagnóstico, se recomienda mejorar ciertos hábitos vitales, en conjunto con un tratamiento psicoterapéutico o farmacológico.


¿Cuáles son las recomendaciones para prevenir padecimientos en el estado de ánimo?


- Cuidar la salud física. Hacer ejercicio y tener buenos hábitos de alimentación e higiene. - Mantener una rutina diaria, practicando pensamientos positivos frecuentes.

- Buscar actividades de relajación, para minimizar el estrés o la ansiedad.

- Mejorar el nivel de autoestima, para aceptarse a uno mismo y evitar comparaciones.

- Aprender a perdonar y expresar las emociones con confianza.

- Mantener contacto social, con relaciones interpersonales cercanas, sanas y constructivas.

- Evitar el exceso de información negativa o falsa, buscar fuentes confiables y limitar tiempos.

- Detectar los síntomas o señales alarma con brevedad, para pedir apoyo profesional.

- Seguir el tratamiento impuesto y acudir periódicamente con el terapeuta.

- En caso de ser necesario, como parte del tratamiento, reanudar las responsabilidades de forma gradual.


Para mayor información, enviar consulta vía inbox.